18 de diciembre de 2006

LA CIENCIA DE LA FELICIDAD

“La ciencia de la felicidad: ¿está en su sistema genético?”, es la portada de una prestigiosa revista americana según el gran maestro Paulo Coelho quien extracta algunas observaciones sobre la llamada “felicidad”.
Sinceramente no entiendo cómo realizan estos estudios de “laboratorio” acerca de sentimientos tan subjetivos… El ser “feliz” para mi no puede ser medido, investigado, demostrado y diagnosticado. Aún así me parece interesante la siguiente información:

A] Un estudio científico realizado con las 400 personas más ricas de los Estados Unidos demuestra que estas son sólo ligeramente más felices que aquellas que ganan menos. Ya sabemos el viejo dicho: “el dinero no da la felicidad”, pero hay que reconocer que al menos da tranquilidad y tengo certeza que para algunos “sí” es motivo de felicidad.
B] La felicidad es sólo uno de los trucos que utiliza nuestro sistema genético con el fin de cumplir su único papel: la supervivencia de la especie. Así, para obligarnos a comer o a hacer el amor, es necesario asociar a ello un elemento llamado “placer.”
C] Por mucho que la gente se declare feliz, nadie está nunca del todo satisfecho: siempre hay que conquistar a una mujer más bonita, comprar una casa más grande, cambiar de coche, desear aquello que no se tiene. También eso es una manifestación sutil del instinto de supervivencia: en el momento en que las personas se sintieran plenamente felices, nadie se atrevería a hacer nada diferente, y el mundo dejaría de evolucionar.
D] Por eso, tanto en el plano físico (comer, hacer el amor) como en el emocional (desear siempre aquello que no se tiene), la evolución del ser humano ha dictado una regla importante y fundamental: la felicidad no puede durar. Siempre consistirá en momentos, de modo que jamás podamos acomodarnos en un sillón y limitarnos a contemplar el mundo.

Por lo visto nuestra desdicha es por culpa de nuestro sistema genético que debido a ese instinto de supervivencia somos ambiciosos queremos más y más, nunca llegando al límite: motivo de infelicidad, pero por otro lado: si no fuéramos así de infelices nadie se atrevería a “más” y “el mundo dejaría de evolucionar”. En qué quedamos entonces? Conformarnos con lo que tenemos, disfrutarlas y ser agradecidos con lo poco o mucho que tengamos?? y así seremos felices? o ser unos desdichados por siempre? para así evolucionar, encontrar nuevos motivos que nos llevaran a esa felicidad que una vez alcanzada no será suficiente y nuevamente encontraremos nuevos motivos de desdicha para luego…… y así sucesivamente...
Bueno todos sabemos que esto de la felicidad no es un estado permanente, apenas son momentos realmente subjetivos y además cambiantes, lo que a mí me hace feliz a otros no, lo que ayer me hacía feliz ahora ya no, incluso a veces sentimos que no tenemos ni un solo motivo para considerarnos felices.
Tomando literalmente este artículo, se puede decir que soy una infeliz y siempre me he considerado una disconforme acérrima, que mi ambición no tiene límites, me cuesta conformarme y eso suele ser motivo de mi desdicha “pero” también de mi alegría (es lo mismo que felicidad?) porque motivada por ese sentimiento de disconformidad he avanzado profesionalmente y también personalmente porque he superado ciertos verdugos, y eso me anuncia de que estoy avanzando, superándome… pero a costa de que?, de noches enredada en lágrimas gimoteando mi desdicha, frustración y demás sentimientos autodestructivos que terminan siendo constructivos, que paradoja!
Pero reconozco que lo prefiero así, no me gustan los sentimientos demasiado tediosos que me mantenga en letargo sentada en el sillón, simplemente contemplando y pensando que tengo lo suficiente para ser feliz. Aunque a veces me obligo a ser más pasiva para así mantener serena mi mente y aplacar esos verdugos que continuamente me recuerdan que “algo” me falta.
Imagino que la clave está en encontrar el equilibrio entre esta inconformidad fruto de nuestro instinto de supervivencia y el sentirnos satisfechos con los dones recibidos, sin caer en el extremo de la ambición desmedida o de la inconformidad patética. Que difícil tarea!
Y finalizo con dos frases buenísimas a propósito de la felicidad:


“El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace”. Leon Tolstoi

“El secreto de la felicidad es tener gustos sencillos y una mente compleja, el problema es que, a menudo la mente es sencilla y los gustos son complejos”.
Fernando Savater

Cuanta verdad!….

8 comentarios:

pensando con el corazon dijo...

Me quedo con la frase de Fernando Savater, me encanta...

El artículo, como dices, es interesante, aunque yo no esté plenamente de acuerdo, fundamentalmente, porque creo que se le ha olvidado mencionar una parte importante... EL MIEDO..

Si alguien consiguiera todo lo que desea, en un estado perenne de satisfacción.. el terror a perderlo se apoderaría de él muy posiblemente, pues no tendría otra ambición pendiente con la que distraer la mente...

En fin, pienso que para ser felices, también hay que trabajarse el miedo, y aunque entiendo que es util en ocasiones, en otras, sin duda, es el motor de nuestra desdicha..

Para ser felices, es necesario ser valientes...

Muy buen post

Saludos

Sarsillo

LAS MUJERES QUE SOY dijo...

Si.. definitivamente.. Savater es el "max".
Estoy de acuerdo con vos.. segun el articulo yo tambien soy una infeliz..y gracias a mi disconformidad continua, avanzo, evoluciono, crezo en todos los aspectos... que bueno digo... no me gustaria ser conformista.

Saludos

Celeste dijo...

Querida compañera de viaje:
me alegra encontrarte en este recodo del camino, será hermoso saber de tu existencia...compartir.
Me encanta la gente vitalista y que decididamente, procura vivir de pie.
Un abrazo grande. Gracias por visitar mi blog, es un honor.
Cuando vuelva, leeré atentamente el tuyo.
Un abrazo grande.

soleil dijo...

Por mucho que la gente se declare feliz, nadie está nunca del todo satisfecho: siempre hay que conquistar a una mujer más bonita, comprar una casa más grande, cambiar de coche, desear aquello que no se tiene...

Estoy de acuerdo...mi esposo siempre me decia que el que mas feliz era es el que se conformaba con menos...Yo te digo la felicidad son pequeños momentos en tu vida, pequeños logros que no te esperabas. todo esta en tu estado mental. Bueno te cuento; me encanta tu blog es diferente alegre positivo. Ya estás en la lista de mis preferidas
Abrazos blogueros

recomenzar.blogspot .com

Rafael dijo...

Yo creo ese instinto de superación puede dirigirse hacia fines productivos. El ser humano es instintivo, pero también racional, y deberíamos saber valorar lo que tenemos, y buscar mejor solo para bien. El querer tener muchas mujeres o ser el más borracho por ejemplo no son fines a los que deberíamos abocarnos.

Bueno gracias por visitar mi Blog.

Rafael

julia dijo...

Gracias Viole....importante mensaje...sobre todo en estos tiempos de pausa.

Helen dijo...

Interesante Post el que nos has dedicado y claro Sabias y ciertas frases. Creo que la felicidad se encuentra hasta en el más pequeño detalle que quizá para muchos no les sea de interés o que a veces ni nos damos cuenta, pero está formando parte de nuestra felicidad, va más allá de las cosas materiales.

Helen dijo...

Ah! se me pasaba, espero que recibas de la mejor manera éste año nuevo, un abrazo y beso!!! disfruta cada momento que se venga, que tu fortaleza se mantenga lista para emprender y culminar todo lo que te propongas. Felíz año!!! y también felicidades a todos los que entran a leer a Violeta!!!